‘HHhH’, de Laurent Binet

en Publico.es

Descubrir un tema histórico fascinante tiene un riesgo: “Te atrapa y ya no te puedes desenganchar”. Lo dice el profesor de literatura de la Universidad de París III Laurent Binet (París, 1972), que se ha pasado una década documentándose para escribir su primera novela, HHhH (Seix Barral), sobre la misión de dos miembros de la Resistencia para asesinar a Reinhard Heydrich, jefe de la Gestapo y uno de los hombres más peligrosos del Tercer Reich, el 27 de mayo de 1942, en Praga. El título responde a las iniciales en alemán de la frase El cerebro de Himmler se llama Heydrich. El grato esfuerzo ha merecido el premio Goncourt a la ópera prima y que Seix Barral vaya ya (desde ayer) por la cuarta edición del libro.

Binet, que ha vivido en Praga, se obsesionó con ese episodio (relativamente desconocido en su país) y fue recopilando datos sobre el eslovaco Jozef Gabcik y el checo Jan Kubis y su misión de saltar en paracaídas y asesinar a Heydrick cuando pasara por una determinada curva en su Mercedes descapotable. “Me obsesioné”, reconoce. “Todo lo que me sucedía mientras investigaba lo relacionaba inevitablemente con el tema: ¡Y va mi hermano y se casa un 27 de mayo!”.

Y se hizo la luz

La curiosidad del autor fue en aumento. Un día descubrió que el episodio histórico que le obsesionaba sólo podía tener la forma de una ficción. “Me di cuenta al entrar en la cripta de la iglesia en la que los partisanos se refugiaron y, asediados por 700 miembros de las SS, se suicidaron”, comenta. Aquellla iglesia, totalmente museizada, dio forma a sus investigaciones: “El túnel que empezaron a excavar, los impactos de los disparos sobre la bóveda, fotos de la época, el nombre del traidor, una bici, una metralleta Sten…”, resume. Material literario de primer orden.

Eso sí, Binet no se atreve a etiquetar su libro. ¿Novela histórica, biografía, o libro de espionaje? “Lo que habitualmente está al principio de una novela es la ficción, y precisamente eso es lo que le falta a HHhH, porque hay realidades que no necesitan ficción”, dice el autor francés. Todo lo que cuenta en la novela es verdad, pero Binet no renuncia a la invención: “Claro que estoy tentado de traicionar a la realidad. Continuamente”, admite. “¿Quién se resiste a narrar el encuentro entre Heydrick y su esposa? Así que me dejo llevar y me permito ceder al placer de la ficción y, a la vez, establecer un diálogo con el lector sobre lo que significa escribir un libro así”.

Otra tentación: ¿Qué hubiese pasado si Heyndrich no hubiera sido asesinado? “Es una pregunta que no te dejas de plantear y que daría para escribir una novela, ésta sí, de ficción, en la que desde la realidad abre una vía nueva”, resume.

Podría ser el caso del siguiente proyecto del novelista francés, del que sólo desvela que mantendrá la relación entre realidad y ficción, pero tirando más hacia esta última. “Será más quijotesca”, adelanta. “Sólo espero que no me lleve otros diez años”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s